“Todo lo que sale de la norma, o lo que no se comprende, fastidia, atemoriza, incomoda”

Uno de los últimos recuerdos que tengo de Cuba es mi tío Higinio atado en un sillón. Dejaba atrás a un hombre que, de soldado, persiguió al Che Guevara por las estribaciones de La Sierra Maestra, que tuvo cuatro hijos y que al fallecer su esposa hacía tiempo que moraba en el limbo del olvido absoluto. Por tanto el Alzheimer se me hace íntimo. Algo que no se olvida. Quizás el único círculo en que el olvido no es un crimen, sin llegar cuestionarnos entonces si se trata o no de un castigo.

Ahora vuelvo sobre el tema en las páginas de la conmovedora novela ‘Mi reina’, de la autora peruana-canadiense Gloria Macher. E intentamos explorar, en busca de respuestas, tanto sobre el proceso de escritura de la novela como en los entresijos de la historia.

¿Cuánto de ficción y cuánto de real, o autobiográfico, puede el lector encontrar en ‘Mi reina’?

‘Mi reina’ es una novela intimista que cuenta la historia ficticia de Esperanza, una gran científica con Alzheimer, desde su nacimiento en Lima, su vida profesional en el Amazonas, en Tingo María, y la isla de Borneo, y su regreso a Miraflores en Lima, Perú. Es una ficción que trata de problemáticas reales. La historia de Esperanza pone en evidencia lo poco que se conoce de esta enfermedad. No sólo somos testigos del mundo de Esperanza, sino de los miedos, prejuicios e ignorancia que danzan alrededor de esta enfermedad.

¿Qué te motivó a elegir el tema del Alzheimer en esta tu segunda novela?

Al escribirla he querido realzar ciertos temas, que sin duda todos quienes han estado vinculados a esta enfermedad reconocen inmediatamente, pero que también son propios a todo estado que sale de lo considerado normal. Infelizmente, en general, todo lo que sale de la norma, o lo que no se comprende, fastidia, atemoriza, incomoda. He querido tratar a este olvido olvidado como una transformación en la vida del ser afectado y no como el final de su vida, puesto que la esencia del ser afectado se transforma pero nunca muere. Para reconocer esta esencia, es necesario aceptar sin compromisos las transformaciones y descubrir otras reglas de relacionamiento donde el pasado, completamente olvidado, se transforma en un nuevo presente, dando lugar a alegrías, risas, a la ternura. No importa más lo que se perdió sino lo que se gana en el presente. Trato también del estigma y discriminación hacia lo diferente y desconocido que muchas veces están disfrazados en sentimientos de penita condescendientes que desvaloran al afectado; la infalibilidad del paradigma médico y la necesidad de incluir la empatía dentro de una visión holística de la salud.

Tanto en tu primera novela, ‘Las arterias de don Fernando’, como en ‘Mi reina’, el escenario es Lima. ¿Qué te impulsa a seguir escribiendo sobre el Perú, aún tratándose de una historia tan íntima y universal, por su temática, como el caso de ‘Mi reina’?

Considero que escribo sobre temas universales. ‘Las arterias de don Fernando’ trata sobre la ambición desmesurada, los prejuicios y otras barreras impuestas por las normas sociales, que impiden el alcance de una auténtica felicidad. Es una historia sobre la alienación, el racismo, problemas de integración social que están presentes en la condición humana, en cualquier sociedad. En ‘Mi reina’, también son temáticas universales sobre la aceptación, el estigma y la discriminación de aquellos no considerados normales. Que el escenario sea principalmente, en estos dos casos, en el Perú, lo atribuyo a que mis fibras emocionales estaban atadas, en esos momentos, a este país.

¿Tuvo la escritura de ‘Mi reina’ un periodo previo de investigación sobre la enfermedad para concebir novela o el punto de partida fue una historia conocida?

El personaje está inspirado en mi madre. Las bases de la novela son mi propia experiencia y las numerosas lecturas que hice, así como todos los que viven esta experiencia hacen, para tratar de entender lo que en el fondo sólo se entiende viviéndolo.

Padecimiento de Alzheimer aparte, ¿cómo defines al personaje de Esperanza?

Esperanza rompe las barreras perceptuales y sociales del Alzheimer. En el caso del Alzheimer, creo yo, la mayoría de los seres la ven como la peor peste porque es la mente la que se deteriora. Para muchos, la mente es lo que nos define, sin una mente que funcione correctamente, no somos más. Muchos preferirían morir que tener esta enfermedad. Creo yo que la definición de un ser humano va más allá que la capacidad de funcionamiento de un órgano, por más importante que sea. Dentro de este aparente saqueo progresivo que es el Alzheimer, hay momentos, hasta en las últimas, donde se manifiesta la esencia del ser querido y donde la vida sigue dando momentos de placer al afectado.

¿Preparas una tercera novela?

Todavía estoy en plena producción y por lo tanto en el caos que trae la organización de las ideas, las interferencias y manifestaciones de los personajes, todavía no he decidido sobre varios asuntos que considero importantes. Quizás después podré adelantarte algo más definido, por el momento puedo decir que se trata sobre la herencia familiar de una mujer que cambia el rumbo trazado por su bisabuelo.

Como novelista, ¿cuáles son tus paradigmas? ¿qué autores prefieres? ¿a cuáles les debes?

A la edad de 13 años, con ‘Great Expectations’, de Charles Dickens, descubrí que existían libros que trataban sobre la condición social y económica y su impacto en el alma humana. Una revelación fascinante que me llevó a ‘Les misérables’ de Victor Hugo, ‘El proceso’ de Kafka, y otros escritores europeos, hasta llegar a los latinoamericanos, como ‘Tungsteno’ de Cesar Vallejo, ‘La muerte de Artemio Cruz’ de Carlos Fuentes o ‘Los ríos profundos’ de José María Arguedas. Leía bastante porque no me cuadraba el haber salido de mi país a otras tierras extrañas y me escondía en los libros de mis padres. De adolescente, comenzaron a interesarme libros sobre la condición psicológica humana, lo que me llevó al ‘Segundo Sexo’ de Beauvoir, ‘Dona Flor e seus dois maridos’ de Jorge Amado, a Virginia Wolfe, Dostoievski, Oscar Wilde, y otros más. Ya a la edad de 18 años, leía menos porque mis intereses cambiaban. Lo último que quería en esas edades, era ser un ratón de biblioteca. En retrospectiva, es a Charles Dickens a quien debo mucho.

Aunque escrita en Montreal, ¿cómo sitúas tu obra narrativa dentro de la literatura peruana actual?

No veo mi obra dentro de una corriente de consolidación ideológica-literaria según la proveniencia de un país determinado. Nací en el Perú, donde viví sólo hasta los 11 años. Mi adolescencia la viví en el Brasil para después vivir en Berkeley, California y Montreal. Mis raíces están adentro de mí. Es en esta mezcla de vivencias y concepciones de la vida donde se sitúan mis escritos. Uno de los desarrollos importantes en el mundo literario peruano actual es la aparición de muchos autores, como Julián Pérez o Dante Castro, que sitúan sus obras en las realidades de la cultura andina, a fin de rescatarla como forma artística producto de la especificidad peruana. Es también una contestación a los críticos y medios de comunicación criollos que congratulan de manera obsesiva a los escritores peruanos que viven el en Perú pero son mediatizados o galardonados en el extranjero. No es mi caso, no vivo en el Perú, pero tengo un inmenso amor por el país donde nací. En relación a estos nuevos desarrollos, celebro esta nueva corriente y todo lo que ayude a establecer diálogos constructivos y productivos en el mundo literario peruano.

(Foto: Pierre Gingras)


Gloria Macher es novelista y escribe también cuentos. Peruana-canadiense, nació en Lima Perú, vivió quince años en el Brasil y reside en Montreal. Obtuvo una Licenciatura en Ciencias Económicas de McGill University y una Maestría en Desarrollo Económico de la Université de Montréal. Trabajó en el campo de la investigación científica en el área de la salud en Quebec y siguió cursos de Antropología Médica en McGill University. En el año 2009, Gloria obtuvo un diploma de traducción de McGill University, y fundó una empresa de traducción especializada. Su novela ‘Las arterias de don Fernando’, segunda edición publicada por Verbum Editorial, Madrid, y presentada en la Universidad Católica del Perú, obtuvo el premio The International Latino Book Award 2014 – Best eBook Fiction – Spanish or Bilingual de la organización estadounidense Latin Literacy Now. ‘Mi reina’ fue publicada en 2014, en Montreal por Éditions Alondras.


Gloria Macher participará el próximo viernes 26 de septiembre en las Charlas con escritores organizadas por la Asociación de Estudiantes Graduados en Estudios Hispánicos de la universidad Concordia, donde hablará de ‘Mi reina’. Puedes encontrar toda la información sobre el evento aquí.


Acerca de

La Habana 1963. Licenciado en Historia de América por la Universidad de La Habana. Narrador y guionista de cine. Ha publicado los volúmenes de cuentos 'Juegos Permitidos', 'Color local', 'Qué quieren las mujeres', 'Historia sexual de la nación', 'Leve historia de Cuba', 'La cosa humana' y 'Todos los cuentos de amor' y la novela 'En la aurora'. Cuentos suyos aparecen publicados en numerosas antologías y revistas en España, Estados Unidos, Reino Unido, República Dominicana, México y Canadá. Su obra narrativa ha sido premiada dentro y fuera de Cuba. Ha sido guionista de las películas 'Lisanka', del director Daniel Díaz Torres, 'Boleto al paraíso' y 'La cosa humana' (en postproducción), ambas de Gerardo Chijona; y del cortometraje 'Efecto dominó', del director francés Gabriel Gauchet. Este material ha sido exhibido y premiado en festivales de cine en España, Estados Unidos, Francia, Brasil, Ecuador y Argentina. Reside en Canadá desde 2010. En la actualidad cursa el programa de Maestría en Estudios Hispánicos en la Universidad de Concordia, Montreal.


'“Todo lo que sale de la norma, o lo que no se comprende, fastidia, atemoriza, incomoda”' no tiene comentarios

Comenta y serás el primero

¿Qué piensas?

Your email address will not be published.

Licencia de Creative Commons LA CULTURAL 2014.